Coleccionando sonrisas

Estándar

Desde el primer día en Wellington, NZ, colecciono sonrisas. A la salida de la tienda, en la calle, en la acera, en el puerto, cuando espero el autobús. Es algo que se ha olvidado en mi país. Porque el miedo no nos permite mirar de frente a los ojos. Aquí las personas se acercan y preguntan dónde compraste algo que les gusta. Comprando un producto para limpiar los zapatos, la señorita que me atendió me ofreció limpiarlos sin pago adicional, simplemente quiso darme un servicio. En las tiendas las personas que las atienden son muy amables y serviciales.

¿Cuánto tiempo pasará para volver a ver caras amables en las calles de mi país? ¿Cuánto tiempo pasará para que el servicio que se ofrece se haga con cariño porque el trabajo que se realiza se hace con gusto?

Mientras tanto, cada día mi nieta me pregunta, abuelita, ¿cuántas sonrisas coleccionaste hoy?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s