La baguette parte 2

Estándar

Las cosas que nos pasan en este país son maravillosas. Desde que llegamos aqui, la frase de la oficial de inmigración «Welcome home» crece diariamente con pequeñas cosas que van creando un sentimiento de gratitud cada día mayor en nuestros corazones y nos hacen sentir que estos son los valores con los cuales hemos soñado siempre. Es la sonrisa del extraño que te mira a los ojos cuando pasa a tu lado, es la broma cariñosa del que cierra la puerta del tren porque eres siempre el último en llegar y te extraña cuando no tomas ese tren, es la conversación especial con el vendedor de la tienda y la calidez de su atención. Es la señora mayor que te nota cuando vas corriendo y te aprueba con un gesto y que la ves nuevamente en la calle frente a la vitrina de una tienda y entabla una conversación sobre la belleza de lo que ambas estamos viendo. Es Anna con su amistad fresca y luminosa que parece que fuésemos amigas desde la infancia pero sin las memorias o tal vez con memorias que traemos desde el cielo. Es Moana con su abrazo cariñoso que me recuerda los abrazos de mi abuela cuando pequeña.

Y ayer, viniendo desde el automercado, con el carrito de compras que me regaló mi nuera que suelo llamar el bmw por lo elegante, un joven en una esquina, como si fuera un ángel,  repartia baguettes frescas a todo el que por allí pasaba y las quería.

Vive la Nouvel Zelande!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s